Avatar, la película más taquillera de la historia del cine, dirigida por James Cameron, transcurre en un lejano planeta donde las diferentes especies viven en armonía con el entorno, interconectadas entre sí.

No es extraño entonces que hayamos decidido llamar Pandora a nuestro proyecto de ingeniería por el que diferentes sensores usados en IoT pueden así ser conectados a una sola caja, y así “hablar” e interconectar todos con las aplicaciones que le entregarán la data necesaria al agricultor.

De esta forma la tecnología de IoT puede ser implementada en cualquier cultivo, lo único es tener claro qué es lo que se necesita saber. 

Estamos desarrollando nuestra experiencia en agricultura de tal manera que sea sencillo aplicarlo a cualquier cultivo. Comenzamos con café, seguimos con lo que en Estados Unidos se llaman “berries”, cerezas y estamos en este momento en palmas, mandarinas, aguacates, arroz y, probablemente, vamos a seguir con cacao. 

Cada uno de estos cultivos tiene unas necesidades diferentes, con data que es importante para cada producto específico. Identidad IoT tiene la capacidad tecnológica para conectar el sensor adecuado a cada cultivo gracias a Pandora a la que se puede conectar cualquier sensor que ya existe, digital o análogo. 

De esta manera podemos aprovechar sensores diseñados hace tiempo pero que gracias a Pandora pueden comunicarse con las aplicaciones que recogen los datos durante todo el día. Estos sensores, que necesitaban antes de una persona para ir a recoger “in situ” la data ahora gracias a Pandora pueden entregar la información las 24 horas del día, aumentando así la precisión de la información recogida.  

IoT está logrando que los agricultores sean mucho más precisos y por ende mucho más productivos. ¿Porqué agregar fertilizante más allá del punto de “diminishing returns”?

Por ejemplo, un cultivo de arroz necesita un fertilizante especial. Cuando se analiza la curva de los sensores se puede comprobar que la diferencia de productividad entre el 40, 50, 70 u 80 % de fertilizante es mínima. ¿Entonces para qué poner más delo necesario?

Gracias Pandora, decenas de diferentes sensores pueden hablar e interconectarse ahora gracias a IoT otorgando a los hombres de campo no solo data sino inteligencia para la toma de decisiones.

Pandora no es sólo un planeta lejano con extraños seres azules.

Sin votos (todavía)