Un hospital, un supermercado, un campo cultivado. A simple vista, no son muchas las cosas en común que tienen estos tres espacios. Pero en el universo de la tecnología y de la gestión del negocio, sin embargo, los tres necesitan algo fundamental: monitorear elementos, controlar su temperatura, ser sustentables. ¿Puede un centro de salud permitir, sin que sea una pérdida económica o un perjuicio para los pacientes, que los medicamentos caduquen? ¿Qué sucedería si en las góndolas de un mercado los alimentos no se renovarán antes de su vencimiento? Y en el campo, ¿cuál sería la pérdida si los cultivos no recibieron la cantidad suficiente de agua en un entorno controlado?

En el Internet de las Cosas está la solución para estos tres negocios diferentes. Aunque todas las industrias tienen hoy la posibilidad de acceder a sensores y, a través de la información online que estos proveen, optimizar stocks, gestión de inventario, rentabilizar mejor sus insumos y producción final. 

En Identidad IoT hemos venido concentrando nuestro trabajo y desarrollo en satisfacer las necesidades de monitoreo de ambiente que varias industrias requieren, desde la temperatura y la humedad en cultivos, hasta el minuto a minuto en una cadena de frío, pues pensamos que en estas tareas apoyamos procesos indispensables en importantes sectores como el de salud, alimentario y la agricultura. Además, nos interesa avanzar en aportes para encarar el cambio climático.  

En el campo, la agricultura de precisión gana cada vez más espacio. Y allí también Internet de las Cosas es una clave para el éxito. Del monocultivo a mejorar la biodiversidad de la tierra, del riego al control de plagas: todo puede ser mejorado usando una combinación de redes y sensores, que no sólo mejoran la productividad, sino que además colaboran con una mejor relación con el ambiente. 

La evolución del IoT encuentra día tras días nuevos usos y dispositivos y estamos a la vanguardia en esto. Un pequeño transmisor puede generar miles de datos que habilitan una mejor toma de decisiones en cada negocio para beneficiar tanto a las empresas como a los clientes. Monitoreo puertas adentro, una red extendida de nodos de información con sensores hacia proveedores y clientes que permite tener toda la cadena de valor integrada para optimizar costos y mejorar los controles, herramientas de software específicas que son la fuente de datos en línea para gestionar y sostener la sustentabilidad. El cambio ya llegó. Una vacuna, una semilla, un yogur. Sea un centro de salud, un campo de soja o un supermercado, el beneficio que se obtiene trasciende el negocio actual y lo lleva al éxito futuro. 

A corto plazo esperamos revolucionar el avance de la cadena de frío, que es fundamental tanto para el sector alimentario como para el farmacéutico. Con sensores IoT instalados y aplicaciones en centros que gestionan medicamentos y alimentos, y en los almacenes de distribución, se pueden crear redes de monitoreo a lo largo de toda la cadena de suministros. Y luego, en los espacios de refrigeración, otros sensores permiten monitorear que la temperatura sea la ideal para que los elementos conserven intacto su estado óptimo hasta que son utilizados en los pacientes o adquiridos por los clientes. Esto impacta de manera significativa en los costos ocultos de los sistemas de salud de cualquier país. 

En el sector alimentario, donde también estamos trabajando con desarrollo, las alertas emitidas por los sensores permiten también desechar aquellos productos próximos a cumplir su periodo idóneo para el consumo o el transporte. Este monitoreo automatizado contribuye con una mayor eficiencia y control que si se hiciera de forma manual y evita pérdidas económicas, además de optimizar el almacenamiento y el control de stock. Así se contribuye a desperdiciar menos alimentos, y a hacer una mejor gestión entre los productores, las bodegas y las tiendas, pero ante todo, a garantizar la calidad de los alimentos hacia el consumidor.

El monitoreo de aspectos ambientales es otro de nuestros eje de trabajo en Identidad IoT en la actualidad. Queremos contribuir con soluciones IoT que apoyen el conocimiento oportuno de la calidad del aire, la concentración de gases dañinos y la emisión de contaminantes de manera que los expertos ambientales, y las autoridades en el tema, cuenten con herramientas confiables y de gran precisión para velar por la salud y la seguridad de los ciudadanos. 

Es así como, a través de investigación y desarrollo, estamos enfilando nuestros esfuerzos empresariales en expandir la capacidad del Internet de las Cosas en áreas de gran interés social, económico y ambiental, seguros de que la tecnología puede hacer mucho por un mejor mundo.  

Sin votos (todavía)